jueves, 11 de mayo de 2006

Primera entrada: La maestra sin cerebro

Queridos lectores:

Por fin me siento a escribir en el blog. Ya era hora.

Mi primera entrada la copio de un correo electrónico que me mandó mi amiga Marly, y que realmente es delicioso: muestra cómo los niños realmente tienen más inteligencia que algunos adultos, pues como dice el Salmo: "No hay Dios, dice el necio en su corazón".

Os escribo la historia de la maestra sin cerebro y luego os comento algunas cosas más:

Asunto: !!!!! Dios es real!!!!!

Un día, una niña de 6 años estaba en su salón de clases. La maestra iba a explicar
la evolución a los niños.

Entonces le preguntó a un niño:

MAESTRA: Tommy, ¿ves ese árbol allá fuera?

TOMMY:Si.

MAESTRA: Tommy, ¿ves la grama afuera?
TOMMY:Si

MAESTRA: Ve afuera, mira hacia arriba y dime si puedes ver el cielo.
TOMMY: Muy bien (Volvió al cabo de unos minutos). Si, vi el cielo.

MAESTRA: ¿Viste a Dios?
TOMMY: No.

MAESTRA: Ese es mi punto. No podemos ver a Dios porque no está ahí. Él no existe.

Una pequeña niña pidió permiso para hacerle unas preguntas al niño.

La maestra acepto y la niñita preguntó:
NIÑITA: Tommy, ¿ves ese árbol allá fuera?
TOMMY: Si.

NIÑITA: Tommy, ¿ves la grama afuera?
TOMMY: Siiiiiiiiiiiiii... (Cansado de todas esas preguntas)

NIÑITA: ¿Ves el cielo?
TOMMY: Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii...........

NIÑITA: Tommy, ¿ves a la maestra?
TOMMY: Si...

NIÑITA: ¿Ves su cerebro?
TOMMY: No.

NIÑITA: Entonces, según lo que hemos aprendido hoy con la maestra, ¡ella no tiene cerebro!
"AHORA NO PODEMOS VERLO, SINO QUE VIVIMOS SOSTENIDOS POR LA FE" (2 Corintios 5,7)

Esta historia me recuerda a lo que dijo un astronauta soviético, no recuerdo su nombre, que después de volver de un paseo espacial dijo que no había visto a Dios. Realmente, mientras vivimos en esta realidad o dimensión no vemos a Dios con los ojos de la cara, sino con otros ojos más profundos que son un regalo, un regalo del mismo Dios: los ojos de la fe.

Leí una vez que otro niño se preguntaba por qué si la fe es un regalo de Dios, hay personas que no lo tienen: pero es que es un regalo tan grande y tan hermoso que Dios no quiere obligarnos a aceptarlo.

Quienes piensan que, como no vemos a Dios éste no existe, se encierran en la sola realidad material, sin darse cuenta que existe una dimensión espiritual que puede alcanzar la razón en colaboración con la fe, como las dos alas del pensamiento para contemplar la verdad (Cf. Juan Pablo II, "Fides et ratio" Introducción).

Así decía también el Doctor Angélico, Santo Tomás de Aquino, que la fe ayuda a la razón para ir más allá.

Termino con Blaise Pascal: Sólo hay dos clases de personas coherentes: los que gozan de Dios porque creen en él y los que sufren porque no le poseen; y otra, que más o menos dice que Dios está suficientemente claro para quienes quieren encontrarlo y suficientemente oculto para quienes no quieren verlo.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que más me llamó la atención de esta história fue que me recordó la condición absoluta de la fé, se tiene o no se tiene, no valen medias tintas. Así que la cuestión es... Ante una situación parecida, ¿tendría yo la misma convicción que esa niña?

Pache dijo...

"Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros? ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿La tribulación? ¿La angustia? ¿La persecución? ¿El hambre? ¿La desnudez? ... Estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los principados, ni lo presente ni lo futuro... nada podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús Señor nuestro". (Rm8)

Una vez leí esta reflexión y me gustó, con ella animo a quienes anda en contínua busqueda de la verdad, a aquellos sabios del corazón que saben que hay Alguien que desde la libertad y desde el profundo respeto al ser humano nunca nos abandona y disfruta con nuestro pasos, nuestras luchas e ilusiones.

--> Cuando te sientas incomprendido o cansado. Cuando todo te haga dudar. En esos momentos en que una capa de rutina, de apatía, de silencio vacío parece teñirlo todo.
Cuando creas que nadie puede entenderte, que la soledad es tu condena. Cuando los problemas parezcan desbordar otras consideraciones, tus gentes parezcan menos tuyas y tu vida se haga más pesada...
Recuerda entonces que hay un Dios, un creador que es a la vez padre y madre, amigo y amante,con abrazo humano pero al tiempo más allá de todo tiempo y lugar, un Dios que cuando te mira se admira por lo que ve, y sonríe.<--

Mpaz dijo...

Recomiendo este artículo de José Arregui: La gracia de creer en nuestro tiempo.

"...Quiero sencillamente hacer una profesión de fe en la fe, en la gracia de creer hoy. Oímos que son tiempos difíciles para la fe, tiempos de oscuridad, tiempos de silencio y ausencia de Dios. Yo creo más bien que son tiempos de grandes transformaciones religiosas.

Creo que también hoy es posible creer. Es más, creo que nuestros tiempos nos brindan no sólo la gracia de creer, sino la gracia de creer mejor, con una fe profundamente terapéutica y sanadora. Es bueno creer hoy. Necesitamos creer de verdad. Estamos hechos de fe. De la fe de otros, de la fe en otros. De la fe en Dios y, sobre todo, de la fe de Dios. Cada palabra, como cada promesa, cada mandato, cada lamento, cada sueño se sustentan en la confianza que otorgamos a alguien, en la confianza que alguien nos otorga, y en último término se sustentan en la confianza de Dios mismo. Estamos hechos de fe. Estamos hechos para creer. Sin fianza no podríamos ser, ni podríamos hablar, entendernos, convivir".

Sobre estas premisas, José Arregui señala algunos rasgos característicos de la fe que estamos llamados a vivir, de la que tenemos la gracia de vivir hoy.

En esta dirección podreis encontralo: http://www.invire.net/joxe.htm

Anónimo dijo...

hola maestro. soy christian de el instituto, de 1º B. Está muy chulo lo que has escrito.

Piquito de Oro dijo...

La pregunta hoy día noes ya si Dios existe sino "Dónde está Dios". Todavía no he podido ponerme a ello, pero parece ser que ésa es la pregunta que anima los escritos teológicos próximos a publicar.
Enhorabuena por su blog.

Un abrazo

aurora dijo...

hola de nuevo, profesor, soy aurora de 4ºA, del instituto. Ya he visto su blog, y esta muy bien, no he podido verlo con mucho detenimiento, a ver si otro día puedo verlo mejor. Muchos saludos, y en serio que esta muy bien.

El pescador dijo...

Querida Aurora:
Este comentario tuyo es un gran estímulo para mí, por lo que dices y porque lo dices tú.
Muchas gracias, espero que visites el blog, propongas temas y hagas comentarios, que son los que da vida al blog.