viernes, 16 de marzo de 2007

Manifiesto

En estos días estamos conmemorando el acto mayor de amor que Jesús nuestro Señor nos ha hecho: entregarse por nosotros muriendo en la Cruz.

En estos días también se acaba de hacer pública una calumniosa, ofensiva, burda e impía burla de Jesús y de la Virgen María.

Como salvado por Jesús me siento enormemente ofendido y dolorido.

Todos somos solidarios y en parte responsables de esta ofensa y por eso no podemos quedar indiferentes.

Me quejo amargamente porque han ofendido cobarde e impunemente a quien más quiero.

Como ciudadano me indigno de que esa ofensa se haya pagado con dinero público.

Los cristianos no vamos a crear desórdenes públicos para defender a Dios —Él sabe defenderse y sin embargo dejó que lo crucificáramos—, ni para defendernos nosotros —sabemos soportar la persecución con Jesús y por Jesús—, pero debemos demostrar de forma clara que amamos a Jesús y que lo reconocemos como nuestro único Señor y Salvador.

Cada cual sabrá como hacerlo con sus palabras y sus gestos. ¿Sería una buena forma de protestar y de mostrar nuestro amor al Señor asistiendo masivamente a los Oficios de Semana Santa? Como Jesús, no iremos nunca contra nadie sino a favor de todos.

P.S. Difunde este Manifiesto.

No hay comentarios: