lunes, 27 de agosto de 2007

La Virgen matamoros de Scicli

Del vaticanista Luigi Accattoli

(original en italiano; traducción mía)

En Scicli [Sicilia] en la iglesia matriz de San Ignacio te muestran una estatua en madera y cartón piedra de la Virgen a caballo, con espada y coraza, llamada “Virgen de los Ejércitos”, que en la llanura de la actual Donnalucata (los árabes la llamaban Ainlu Kat) habría combatido al lado de Rogelio II determinando la victoria sobre los sarracenos del emir Belcane (1091): el caballo blanco de la Virgen aplasta a un árabe y a un negro y parece que sea una imagen única en el mundo, parangonable al Santiago “matamoros” [sic] de España. Un cicerone tuerto y sordo narra la leyenda, muestra la estatua, describe la fiesta de la “Turca de María de los Ejércitos” que tiene lugar el sábado que precede quince días a la Pascua. Yo imagino entender aquello que dice y murmuro “bella” –en dirección a la estatua– y él, que me lee los labios, está feliz de la palabra y de la propina con que lo despido. Aquella Virgen con la espada me desencadena todos los sentimientos, hablo de ello con la titular del bed and breakfast “Giardino a mare” donde me alojo en Donnalucata, Maria Luisa Cannata, que me cuenta cómo fue su huésped un día el islamólogo vaticano Maurice Bormans (ya director del Pisai [Pontificio Instituto de Estudios Árabes e Islámicos]), con el cual se doctoró en lengua árabe una hija suya: el estudioso ha visto la estatua y ha dicho que se trata de una “imagen única en el mundo”.

No hay comentarios: