domingo, 16 de septiembre de 2007

El sueño de la razón sigue produciendo monstruos

Está ahora en Madrid la exposición Dios(es). Modo de empleo, de tono laicista, o sea anticristiano (pagada por el Ministerio de Exteriores y la Comunidad de Madrid, o sea por los impuestos que nos han sacado a la fuerza), que por ejemplo dice que la verdadera democracia sólo se da en una sociedad laica: dice textualmente que
Paz o guerra, persecuciones o fraternidad: la religión lo permite todo, lo justifica todo. Los dioses proponen y los hombres disponen.

Finalmente, en el último capítulo (ver Laicismo) plantearemos la pregunta fundamental: ¿cómo combatir el potencial destructor de la confrontación entre verdades religiosas y garantizar su convivencia armoniosa?
O sea, las religiones son una fuente de conflicto, tienen el germen de la violencia y la intransigencia, y el laicismo es la herramienta para garantizar que puedan ser pacíficas y armoniosas.

Pero va y resulta, como señala Pío Moa, que la mayoría de las guerras del siglo pasado fueron desatadas por ideologías ateas y laicistas: comunismo (que causó cien millones de muertos según El libro negro del comunismo, y que aún padecen millones de víctimas inocentes), nazismo, fascismo; ideologías totalitarias que pretendían sustituir la religión y a Dios por el dios Estado y el culto al líder, y los creyentes tuvieron que sufrirlas, y al final las guerras sirvieron para derrotarlas y traer la libertad al mundo (2ª Guerra Mundial, Guerra de Corea, Guerra Fría). Y la Religión nada tuvo que ver, salvo en sufrirlas, pues como ideologías totalitarias, ateas y laicistas tuvieron en común el odio a la libertad y a la religión.

Por tanto, en el pasado siglo el laicismo y el ateísmo sí que han sido intransigentes y asesinos, no la Religión cristiana.

Algo de lo que parece que no somos conscientes es que la corriente laicista que quiere expulsar a la Religión y a la Iglesia de la sociedad es un movimiento que quiere traer de nuevo el ateísmo, o sea dejarnos sin la presencia de Dios en la sociedad.

El sueño de la razón sigue produciendo monstruos: esta exposición a favor del laicismo, o sea del ateísmo oficial, que insulta y calumnia al cristianismo, de la cual es patrocinador de honor el ministerio de Moratinos, el cual con el Gobierno español justifica los horrores del comunismo de hoy en día (Cuba) y es amigo de esa dictadura comunista.

No hay comentarios: