martes, 23 de junio de 2009

Primado de Pedro

(original en italiano; traducción mía)
LA CARTA DE CLEMENTE I
Clemente I fue el tercer sucesor e San Pedro en la cátedra de Obispo de Roma.
Al final del I siglo, probablemente hacia el 97, escribió una carta a los cristianos de Corinto, que habían depuesto o apartado a algunos presbíteros. El hecho es significativo, porque el Obispo de Roma interviene en los asuntos internos de otra Iglesia, también fundada por los apóstoles. E interviene con una carta cuyo tono y contenido demuestran que Clemente era  consciente de sus responsabilidades y exigía un acto de obediencia de los destinatarios.
Veamos algunas de las expresiones contendias en la celebérrimas epístola: “Os escribimos todos esto para reprenderos…” – “…aceptad con contrición la corrección…” - “Pero si alguno no obedece a lo que por medio nuestro él (Cristo) dice, sabemos que se verá implicado en una culpa y en un peligro no indiferente” - “Nos daríais motivo de gozo y de alegría si, obedeciendo a cuanto os hemos expuesto aquí…”.
Clemente da órdenes de reintegrar en sus funciones a aquellos que la comunidad de Corinto había apartado. No sólo: amenaza con sanciones si no se le obedece. Difícil no pensar en un acto de gobierno por ser el obispo de Roma en relación con otra Iglesia.
¿Y cómo acogieron los corintios la carta de Clemente? Con máxima consideración, conservándola con cuidado, tanto que en el año 170 el entonces obispo de Corinto, Dionisio, escribe al papa Sotero informándole de que aquel escrito era leído en la celebración eucarística dominical.
Un primado reconocido también en el primer siglo. Como dice la historia...

No hay comentarios: