sábado, 8 de agosto de 2009

El centro juvenil católico "Nelson Mandela"

Leo en la página web de la diócesis de Jaén que "el Ayuntamiento de La Guardia de Jaén, [...] ha reconocido una subvención a favor de la Delegación Diocesana de Misiones, que tiene como objetivo ayudar a la financiación del Equipamiento del Centro Juvenil Nelson Mandela, en Rocafuerte (Ecuador).

Dicho Centro ha sido promovido por la Misión Diocesana de Jaén en Rocafuerte, atendida por los sacerdotes de Jaén Luis Fernando Criado Reca y Emilio Samaniego Guzmán".
Es estupendo que se haya concedido esa subvención, pero lo que a mí no me cuadra es el nombre del centro juvenil que se supone católico, puesto que ha sido promovido por una Misión diocesana de la Iglesia católica giennense; el nombre del centro es Nelson Mandela, un hombre sin duda admirable por su oposición al "apartheid" surafricano pero cuando leí la noticia se me vino a la cabeza: ¿No hay en la Iglesia católica niños y jóvenes santos que pudieran darle nombre a un centro juvenil católico? Niños y jóvenes santos que fueran modelos para estos jóvenes usuarios de la institución: Santo Domingo Savio, San Tarsicio, Santa María Goretti, San Pelayo o incluso de África (puesto que si no me equivoco, en esa zona de Ecuador abunda la población afroamericana) como San Carlos Luanga y compañeros, y también de Hispanoamérica como la Beata Laura Vicuña.

Pero parece que en la Iglesia preferimos a veces los santos laicos, canonizados en vida a pesar de no tener nada que ver con la fe, sino al contrario: Nelson Mandela ha reunido un grupo de líderes mundiales, llamado "The Elders", que pretenden poner en práctica la ingeniería social anticristiana, según explica Juan C. Sanhauja en su artículo de Religión en libertad "Nelson Mandela, máscara de otra logia": "El 2 de julio pasado, The Elders hizo público que se dedicaría a forzar un cambio en las «religiones tradicionales», para que permitan a las mujeres convertirse en ministros, sacerdotes y obispos, como primera acción de su programa Igualdad para Mujeres y Niñas (Equality for Women & Girls).

«La justificación de la discriminación contra mujeres y niñas basada en la religión o en las tradiciones, como si fuera algo prescrito por una Autoridad Suprema, es inaceptable», dice la declaración, haciendo un llamado a líderes de todos los ámbitos a «confrontar y cambiar enseñanzas y prácticas malsanas que justifican esta discriminación contra la mujer»".

La lista de acompañantes de Mandela en este aquelarre es de aúpa: "Está compuesto por él y otros 11 «líderes mundiales». Entre los doce destacan varias cabezas visibles de la internacional del aborto y del homosexualismo, promotores de una nueva religión universal, en sus variados intentos: ética planetaria, Carta de la Tierra, Alianza de las Civilizaciones": a continuación el P. Sanhauja los enumera los miembros, casi todos políticos jubilados, entre los que destaca también Desmond Tutu, el famoso obispo anglicano, que también es abortista y pro-homosexualidad, según el autor.

Este grupo liderado por él es otro mérito de Nelson Mandela para ser titular de un centro juvenil católico promovido por una misión de la Iglesia católica. Buen ejemplo para los jóvenes usuarios del centro.