domingo, 5 de diciembre de 2010

El árbol de Jesé y el Adviento

La primera lectura del 2º Domingo de Adviento, ciclo A, es el capítulo 11 del libro de Isaías, que empieza diciendo: "Aquel día, brotará un renuevo del tronco de Jesé, y de su raíz florecerá un vástago".

Jesé era el padre del rey David, y con esta profecía el Señor anunciaba por medio de Isaías que de la dinastía de su ungido David iba a nacer el Mesías, y la comparación del renuevo, del vástago habla de una promesa de esperanza que da el Señor a su pueblo.

Este tema fue muy representado en la Historia del Arte . Del costado de un anciano acostado (Jesé) surge un árbol en el que se colocan los reyes de Judá hasta llegar a lo alto con la Virgen María y el Niño Jesús en brazos (esta representación se relaciona con la Inmaculada Concepción: v.gr. en la coronación de la reja que hizo el Maestro Bartolomé para la capilla de la Inmaculada en la Santa Capilla de San Andrés -Jaén-) y así aparecen en una sola imagen dos temas centrales del Adviento: el nacimiento de Jesucristo por medio de la Virgen María, que por ser la Madre de Dios es Inmaculada en su Concepción.

N. B. En dicha Santa Capilla de San Andrés el árbol de Jesé está representado sobre el abrazo de San Joaquín y Santa Ana en la puerta dorada del templo de Jerusalén, que dio lugar a la concepción de la Virgen María, por lo que ésta no tuvo pecado puesto que no vino al mundo por el acto conyugal de los padres (antiguamente se pensaba que por este medio se transmitía el pecado original).

1 comentario:

Anónimo dijo...

Prefiero evangelio de hoy.Publica homilía, es mucho más enriquecedora, al menos para mi.
Pura