domingo, 25 de diciembre de 2011

Los recuerdos de Jasid, el perro de la Sagrada Familia



Tomás Trigo: "Los recuerdos de Jasid. El perro fiel de la Sagrada Familia". Madrid: Ediciones Palabra. ISBN: 9788498405705

En "La Sagrada Familia del pajarito" de Murillo aparece "Jasid".


La Virgen María, arca de la Nueva Alianza: las ferias privilegiadas de Adviento

Se llaman ferias privilegiadas de Adviento a las Misas de la última semana de dicho tiempo litúrgico, que este año 2011 ha coincidido casi perfectamente, pues el IV Domingo fue el día 18, día de Nuestra Señora de la Esperanza o de la Expectación, y las lecturas de este domingo último de Adviento fueron sobre la Virgen María como Arca de la Nueva Alianza por su maternidad divina.

El Evangelio de dicho domingo era el de la Encarnación y la primera lectura narraba la intención del rey David de construir un templo en Jerusalén para depositar el Arca de la Alianza, que desde el pacto en el Sinaí había acompañado al pueblo de Israel.  Dicha arca de la Antigua Alianza (Éxodo 25,10-22; 37,1-9) era la presencia de Dios en medio del pueblo ("Encima del arca estaban los seres alados que significaban la presencia de Dios y que cubrían con sus alas la tapa del arca: Hebreos 9,5)  y lo había acompañado especialmente en los momentos decisivos (Josué 3,14-17; 6,1-10; 1 Samuel 4-6) y fue depositada por Salomón en la dedicación del templo de Jerusalén; en dicha ocasión la gloria de Dios llenó el templo (1 Reyes 8,1-11; 2 Crónicas 5,2-14).

La distribución del espacio donde estaba el arca en el templo es descrito por el autor de la carta a los Hebreos (9,2-10), donde además explica que el arca estaba en el Lugar Santísimo (el sancta sanctorum: 9,3-4) no podía entrar más que el sumo sacerdote una vez al año (Hebreos 9,6-7). Esto indica que en esta primera alianza Dios era inaccesible en el sentido de que no era visible, no era accesible, aunque no era lejano ni distante porque intervenía desde la creación para salvar a su pueblo y comunicarse y revelarse al mundo. Pero contrasta cómo en la colocación del arca en el templo en tiempos de Salomón, la gloria del Señor en forma de nube inundó el templo y nadie podía ver nada.

En cambio, con la Encarnación del Hijo de Dios narrada por San Lucas, Dios se hace visible y más cercano aún, como decía anoche en su homilía Benedicto XVI "en el niño en el establo de Belén, se puede, por decirlo así, tocar a Dios y acariciarlo". Y esto es posible gracias a que Dios quiso nacer de la Virgen María, quiso tomar carne para hacerse visible, para mostrar que su gloria consiste en que podamos verlo, no en un palacio entre gente poderosa, sino en un pesebre entre gente normal y sencilla.

Por eso la Virgen María es la protagonista del final del Adviento, y ha aparecido en las lecturas de la Misa de las ferias privilegiadas desde el pasado IV Domingo, porque ella es el Arca de la Nueva Alianza, gracias a ella Dios se ha hecho visible y palpable, Dios ha venido a vivir en medio de nosotros de manera definitiva y para siempre y no deja abandonado a su pueblo, como hizo durante el recorrido de Israel hasta la tierra prometida Dios habita en medio de su pueblo en la Eucaristía, prolongación de su Encarnación en la Virgen María.

viernes, 4 de noviembre de 2011

Dios se revela en la debilidad

A Marcos Valsera Cobos, en sus primeras horas en este mundo, sombra de los bienes futuros (cf. Hebreos  10,1)

Por nuestra condición humana buscamos la seguridad, una seguridad tangible, visible, que sea una certeza, para que estemos más tranquilos. Esto constrasta con la forma que tiene Dios de revelarse a nosotros, de darse a conocer, no desde el poder o la fuerza sino desde la debilidad.

Tenemos el ejemplo tan conocido de David contra Goliat, un niño contra un gigante. Ya al ungirlo, el profeta Samuel no había reparado en él por ser el más pequeño de los hermanos, y pensó que el elegido por Dios para ser el nuevo rey de Israel iba a ser alguno de los hijos mayores de Jesé, que eran más fuertes: "Cuando llegó, vio a Eliab, y pensó: - Seguro, el Señor tiene delante a su ungido. Pero el Señor le dijo: - No te fijes en las apariencias ni en su buena estatura. Lo rechazo. Porque Dios no ve como los hombres, que ven la apariencia. El Señor ve el corazón" (1 Samuel 16,6-7); "luego preguntó a Jesé: - ¿Se acabaron los muchachos? Jesé respondió: - Queda el pequeño, que precisamente está cuidando las ovejas. Samuel dijo: - Manda a por él, que no nos sentaremos a la mesa mientras no llegue. Jesé mandó a por él y lo hizo entrar: era de buen color, de hermosos ojos y buen color, de hermosos ojos y buen tipo. Entonces el Señor dijo a Samuel: - Anda, úngelo, porque es éste" (1 Samuel 16,11-12). El versículo siguiente, el 13, dice "Samuel tomó la cuerna de aceite y lo ungió en medio de sus hermanos. En aquel momento invadió a David el Espíritu del Señor, y estuvo con él en adelante".

Y ese Espíritu del Señor fue el que hizo posible su hazaña de derribar con su honda de pastor al gigante filisteo Goliat, cuya descripción impresiona y que el hagiógrafo o escritor sagrado quizá exagera para destacar la desigualdad del duelo con el joven pastor, recién ungido como rey de Israel: "Del ejército filisteo se adelantó un luchador, llamado Goliat, oriundo de Gat, de casi tres metros de alto. Llevaba un casco de bronce en la cabeza, una cota de malla de bronce que pesaba medio quintal, grebas de bronce en las piernas y una jabalina de bronce a la espalda; el asta de su lanza era como la percha de un tejedor y su punta de hierro pesaba unos seis kilos" (1 Samuel 17,4-7).

Contrasta esta mole filistea con la pequeñez de David y su confianza en la fuerza del Señor para vencer (versículos 36-50):
"Tu servidor ha matado leones y osos; ese filisteo incircunciso será uno más, porque ha desafiado a las huestes del Dios vivo. Y añadió: - El Señor, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, me librará de las manos de ese filisteo. Entonces Saúl le dijo: -Anda con Dios. Luego vistió a David con su uniforme, le puso un casco de bronce en la cabeza, le puso una loriga, y le ciñó su espada sobre el uniforme. David intentó en vano caminar, porque no estaba entrenado, y dijo a Saúl: - Con esto no puedo caminar, porque no estoy entrenado. Entonces se quitó todo de encima, agarró su cayado, escogió cinco cantos del arroyo, se los echó al zurrón, empuñó la honda y se acercó al filisteo. Éste, precedido de su escudero, iba avanzando acercándose a David; lo miró de arriba abajo y lo despreció, porque era un muchacho de buen color y guapo, y le gritó: - ¿Soy yo, acaso, un perro para que vengas a mí con un palo? Luego maldijo a David invocando a sus dioses, y le dijo: - Ven acá, y echaré tu carne a las aves del cielo y a las fieras del campo. Pero David le contestó: - Tú vienes hacia mí armado de espada, lanza y jabalina; yo voy hacia ti en nombre del Señor Todopoderoso, Dios de las huestes de Israel, a las que has desafiado. Hoy te entregará el Señor en mis manos, te venceré, te arrancaré la cabeza de los hombros y echaré tu cadáver y los del campamento filisteo a las aves del cielo y a las fieras de la tierra, y todo el mundo reconocerá que hay un Dios en Israel, y todos los aquí reunidos reconocerán que el Señor da la victoria sin necesidad de espadas ni lanzas, porque ésta es una guerra del Señor, y Él os entregará en nuestro poder. Cuando el filisteo se puso en marcha y se acercaba en dirección de David, éste salió de la formación y corrió velozmente en dirección del filisteo; echó mano al zurrón, sacó una piedra disparó la honda y le pegó al filisteo en la frente: la piedra se le clavó en la frente, y cayó de bruces en tierra. Así venció David al filisteo, con la honda y una piedra; lo mató de un golpe, sin empuñar espada".
Merece la pena leer el relato sagrado, que insiste en la confianza que David tiene en el Señor, no en sus propias armas, para salir victorioso de aquel peligroso duelo tan desigual, porque sabía que Dios es el que da la victoria, y la otorga a través de alguien pequeño y aparentemente insignificante.

Pues bien, esto es algo que se repite a lo largo de la Historia de la salvación y que tiene su culmen en Jesucristo. Los mismos magos de Oriente que iban a adorarlo, primero lo buscaron en el palacio de Herodes; los dirigentes del pueblo no lo aceptaron porque esperaban un Mesías poderoso y triunfal, y no concebían que éste pudiera venir como uno de nosotros.

Pero es que Dios no quiere servirse de la fuerza ni del poder ni manifestarse a través de ellos, porque entonces no deja lugar a nuestra libertad para aceptarlo o rechazarlo (¿quién podría negarse a aceptar a un Mesías nacido en el palacio de Herodes?), y es que aunque nos demuestra su origen divino con sus milagros todavía algunos lo rechazaban (Lucas 11,14-21); ni quiere a los orgullosos y seguros de sí mismos, porque éstos no necesitan a nadie y menos a Dios. Dios se revela en la debilidad para que así podamos amarlo, no temerlo.

Y la mayor debilidad de Dios al revelarse la encontramos en la cruz, que muestra la lógica de Dios, tan distinta del mundo, que por eso lo odió y odia a sus discípulos (Juan 15,18).

martes, 1 de noviembre de 2011

Tipos de la Eucaristía en el Antiguo Testamento


Este retablo de la Última Cena se encuentra en la Iglesia de San Pedro, Lovaina (Bélgica).

Como se aprecia, está estructurado en torno a la institución de la Eucaristía en la Última Cena del Señor Jesús, y a su alrededor hay cuatro escenas del Antiguo Testamento (A.T.): a la izquierda arriba el encuentro de Abraham con Melquisedec, sacerdote del Dios Altísimo que le ofreció pan y vino; debajo la Cena pascual judía; a la derecha arriba, los israelitas recogen el maná en el desierto, debajo el profeta Elías es despertado por el ángel para que coma y tome fuerzas para el camino [Pinchando en el subrayado azul aparece cada cuadro con más detalle]. A continuación explico con sus correspondientes citas bíblicas cada una de las escenas.

Un tipo es la figura representativa que alude a otra realidad, en este caso las cuatro escenas del A.T. representaban y figuraban la institución de la Eucaristía. Vamos a ver esto y qué enseñan sobre este Sacramento.

En primer lugar, hay que distinguir que las dos escenas de la izquierda nos indican que la Eucaristía es el sacrificio de Cristo, y las dos de la izquierda que la Eucaristía es comida y alimento para los cristianos.

Veamos con detenimiento cada una de las escenas:

- El encuentro de Abraham y Melquisedec (arriba a la izquierda): 

 
Este episodio está narrado en el libro del Génesis 14,18-20: "Melquisedec, rey de Salén, sacerdote del Dios altísimo, sacó pan y vino, y le bendijo diciendo: 'Bendito sea Abrán por el Dios altísimo, creador del cielo y de la tierra; bendito sea el Dios altísimo, que te ha entregado tus enemigos'. Y Abrán le dio el diezmo de todo".
Esta escena es anuncio de la Eucaristía porque el autor de la carta a los Hebreos (7,3.8) nos enseña que de este personaje no consta familia ni antepasados, ni se sabe nada de su nacimiento ni de su muerte, y además la Escritura supone que vive todavía, por lo que es figura de Cristo, Hijo eterno de Dios.
En esta acción Abraham entregó el diezmo al sacerdote de Dios Melquisedec , aunque éste no pertenecía a la tribu de Leví, tribu a la que después pertenecieron los sacerdotes israelitas (7,5-6).
Así, el sacerdocio de Jesús es superior al de los la tribu de Leví, porque Él no muere  y así intercede para siempre ante Dios (7,25); además como Jesucristo no tiene pecados no necesita ofrecer sacrificios cada día por sus pecados y por los del pueblo, sino que fue suficiente con su único sacrificio en la cruz (7,27).
Por tanto, esta escena nos muestra que en el sacramento de la Eucaristía, Jesucristo es el sacerdote que ofrece el sacrificio.


- La Pascua judía (debajo a la izquierda):

El cuadro representa a una familia israelita comiendo la cena según lo mandado por Moisés (Éxodo 12,8.11): "Esa noche comeréis la carne, asada a fuego, y comeréis panes sin fermentar y hierbas amargas [...] Y lo comeréis así: la cintura ceñida, las sandalias en los pies, un bastón en la mano; y os lo comeréis a toda prisa, porque es la Pascua, el Paso del Señor".

Los israelitas la celebran con un cordero (Éxodo 12,5), Jesucristo en cambia conecta la Última Cena con su Pascua, con su muerte y resurrección puesto que Él será la víctima sacrificada, ya que se cumple lo mandado por Moisés: "Esto ocurrió para que se cumpliera la Escritura: 'No le quebrarán un hueso' " (Juan 19,36), "no le romperás ningún hueso" (Éxodo 12,46).

Además de comer el cordero, en aquella primera Pascua los israelitas señalaron con la sangre del mismo sus puertas para  salvarse de la décima plaga que el Señor envió sobre Egipto (la muerte de los primogénitos: Éxodo 12,12-13.22.29-30). Así que igual que la sangre de  los corderos de aquella primera Pascua salvó de la muerte a los hebreos y les dio la libertad, la sangre de los sacrificios que los sacerdotes hebreos ofrecían servía para el perdón de los pecados del pueblo de Israel (Hebreos 9,7) y darles la libertad de los pecados, porque el pecado causa la muerte eterna y esclaviza.

Pero el autor de la carta a los Hebreos señala (10,2-4.11) que si la sangre de los animales sacrificados sirviera realmente para perdonar los pecados ya que tenían que repetirlos continuamente, y en cambio sólo Cristo pudo ofrecer el único sacrifico eficaz para perdonar los pecados (9,26; 10,12) con su sangre.

Por eso el cordero que comieron los israelitas en aquella primera Pascua es imagen de Cristo, que en la cruz se ofrece como víctima del sacrificio ofrecido para el perdón de los pecados, y que renovamos y actualizamos en la celebración de la Eucaristía.

- El maná (Éxodo 16, arriba a la derecha):

En el camino desde Egipto hacia la tierra prometida, los israelitas tenian que atravesar el desierto del Sinaí, y en un ambiente tan hostil el pueblo tuvo que enfrentarse al problema de la comida, y tuvo que ser tanta el hambre que causó la añoranza de la esclavitud en Egipto, porque allí al menos se hartaban de comer.

La solución que les dio el Señor fue el maná, un pan que era el alimento para cada día, los israelitas no podían guardarlo para más tiempo porque se estropeaba, de ahí que en el Padre Nuestro pidamos al Señor que nos dé el pan de cada día, porque el Señor no nos olvida ni nos abandona, y en la peregrinación de esta vida nos da el alimento de la Eucaristía para que podamos llegar a nuestra tierra prometida que es la Jerusalén del cielo.

En el discurso del Pan de vida (Juan 6,25-59), los judíos plantean a Jesús cuál es la señal que Él da para que crean que es el enviado de Dios ya que sus antepasados comieron el maná en el desierto (vv. 30-31). la respuesta de Jesucristo es que los cristianos, que somos los que creemos que Él es el que ha sido enviado por Dios (v. 29), recibimos el verdadero pan que ha bajado del cielo que nos da nuestro Padre Dios, y que es Jesucristo, para que tengamos vida eterna al comerlo y al creer en Él (vv. 35-40).

- Elías huye de Jezabel (abajo a la derecha):

Esta escena representa al profeta Elías cuando huyó de la reina Jezabel hacia el monte Horeb (1 Reyes 19,1-9); este episodio es consecuencia de la matanza de los profetas de Baal tras el desafío en el monte Carmelo (18,20-40).

Dicho desafío sirvió para mostrar al pueblo de Israel que el único Dios vivo y verdadero es Yahveh, porque los profetas del dios fenicio Baal, cuyo culto promovía Jezabel, esposa del rey israelita Ahab, y que suponía un grave peligro para la fe de los israelitas.

La reina Jezabel juró matar al profeta Elías tras lo sucedido en el monte Carmelo, así que no tuvo más remedio que huir. Pero cansado de caminar por el desierto, se acostó bajo una retama deseando morir porque le faltaban las fuerzas, hasta que un ángel lo despertó y le mandó comer una torta y beber agua que había cerca de él, de manera que así tuvo fuerzas para caminar durante cuarenta días y cuarenta noches hasta Horeb o Sínaí.

Este episodio nos muestra que la Eucaristía es alimento para los cristianos, caminantes y peregrinos por este mundo hacia la Jerusalén del cielo; y en esta peregrinación que es la vida terrena tenemos a Jesucristo no sólo como alimento sino también como camino para llegar a nuestra meta.

Finalmente, estas cuatro escenas del Antiguo Testamento se cumplen en el sacramento de la Eucaristía, representada en la Última Cena del centro del retablo.

domingo, 16 de octubre de 2011

Al césar y a Dios


El Evangelio del Domingo XXIX (ciclo A) del Tiempo ordinario es la pregunta que hacen a Jesús los fariseos y los herodianos (Mateo 22,15-21):

Entonces los fariseos se reunieron para buscar un modo de enredarlo con sus palabras. Le enviaron algunos discípulos suyos acompañados de herodianos, que le dijeron: - Maestro, nos consta que eres sincero, que enseñas con fidelidad el camino de Dios y que no te fijas en la condición de las personas porque eres imparcial. Dinos tu opinión: ¿es lícito pagar tributo al césar o no? Jesús, adivinando su mala intención, les dijo: - ¿Por qué me tentáis, hipócritas? Mostradme la moneda del tributo. Le presentaron un denario. Y él les dijo: - ¿De quién es esta imagen y esta inscripción? Contestaron: - Del césar. Entonces les dijo: - Pues, dad al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios. Al oírlo, se sorprendieron, lo dejaron y se fueron.

Esto era demasiado para los fariseos y otros dirigentes del pueblo de Israel, que piensan en la manera de eliminar a Jesús, al menos desacreditarlo ante el pueblo: si Jesús contestaba que era lícito pagar el impuesto al emperador, quedaba como un mal judío, partidario del poder pagano y extranjero que oprimía a Israel; en cambio, si negaba la obligación de pagar dicho impuesto, los fariseos lo acusarían ante los romanos de incitar a la rebelión.



Esta trampa viene después de que Jesús ha echado en cara a los sumos sacerdotes y a los fariseos que no han sabido reconocer en Jesucristo al Mesías (parábolas de los dos hijos, de los viñadores homicidas y de los invitados a la boda que se excusan: Mateo 21,28-22,14), porque ellos quieren saber qué autoridad tiene Jesús para obrar milagros y enseñar; ya después de la parábola de los viñadores homicidas sus interlocutores “buscaron el modo de detenerlo, pero temían a la multitud, que lo consideraba un profeta” (Mateo 21,46) porque Jesús denuncia su cerrazón ya que “Juan vino a vosotros por el camino de la justicia y no creísteis en él; en cambio, los publicanos y las prostitutas creyeron en él. Pero vosotros, ni siquiera al ver este ejemplo os habéis arrepentido ni habéis creído en él” (Mateo 21,32) y “por eso os digo que a vosotros se os quitará el reino de Dios y se le dará a un pueblo que produzca sus frutos” (Mateo 21,43).

Este pasaje del evangelio está al final de la vida de Jesús, por lo que se ve cuál va a ser su destino. Y precisamente la acusación sobre el impuesto del césar será el medio que al final tendrán los dirigentes del pueblo para acabar con Jesús, ya que en la noche del Jueves Santo condenan a Jesús a muerte por declararse Hijo de Dios y Mesías (Mateo 26,63-64; Lucas 22,67-71), en definitiva por blasfemia, a oscuras y lejos del pueblo; pero había un problema, que el sanedrín no podía ejecutar la pena de muerte, así acuden a Poncio Pilato, como no podían presentarle una acusación religiosa, acusan a Jesús de un delito político: “Levantándose todos a una, lo condujeron ante Pilato. Y empezaron la acusación: - Hemos encontrado a éste agitando a nuestra nación, oponiéndose a que paguen tributo al césar y declarándose Mesías rey. Pilato le preguntó: - ¿Eres tú el rey de los judíos? Jesús le respondió: - Tú lo dices” (Lucas 23,1-3).

Esa es la hipocresía que en este evangelio denuncia Jesús, porque los dirigentes del pueblo no aceptaban otro rey que Dios y sin embargo son capaces de someterse al césar con tal de no aceptar a Jesús como el Mesías: “[Pilato] dice a los judíos: - Ahí tenéis a vuestro rey. Ellos gritaron: - ¡Afuera, afuera, crucifícalo! Les dice Pilato: - ¿Voy a crucificar a vuestro rey? Los sumos sacerdotes contestaron: - No tenemos más rey que el césar” (Juan 19,14-15).

Aparte de esto, quisiera analizar otro fragmento para entender este pasaje evangélico y así todo el evangelio. Hay otro fragmento en el evangelio de San Mateo que también habla de un impuesto, en este caso el del Templo de Jerusalén, y que está representado en el fresco de Masaccio que ilustra esta entrada: “Mientras paseaban juntos por Galilea, Jesús les dijo: “Cuando llegaron a Cafarnaún, los que recaudaban el impuesto del Templo se acercaron a Pedro y le dijeron: - ¿No paga vuestro maestro el impuesto del Templo? Pedro contestó: - Sí. Cuando entró en casa, Jesús se le adelantó y le preguntó: - ¿Qué te parece, Simón? Los reyes del mundo, ¿de quiénes cobran impuestos?, ¿de los hijos o de los extraños? Contestó que de los extraños y Jesús le dijo: - Luego los hijos están exentos. Pero para no dar motivo de escándalo, ve al lago, echa un anzuelo y al primer pez que pique agárralo, ábrele la boca y encontrarás una moneda. Tómala y paga por mí y por ti” (Mateo 17,24-27).

Con este relato Jesús quiere enseñar que ni Él ni los apóstoles tenían que pagar el impuesto para el Templo, puesto que Él es Hijo de Dios y los discípulos, que son la verdadera familia de Jesús, son por tanto hijos de Dios. El templo es la casa del Padre, y ellos deberían estar exentos del pago de cualquier impuesto. El razonamiento de Jesús me parece clave para entender el evangelio de hoy, el del tributo al césar: el césar exige el impuesto a los extraños, los cristianos somos esos extraños también porque nuestro único César, Padre, Señor y Rey es Jesús, como Él mismo responde a Pilato en los relatos de la Pasión: Jesucristo reina en la cruz, Él es el Rey del Universo (tengamos en cuenta que este relato del tributo del césar lo leemos en el domingo XXIX y la solemnidad de Cristo Rey del universo es el domingo XXXIV). Además los cristianos somos también los extraños a los que el césar nos pide el impuesto porque nuestra patria definitiva, nuestra sociedad no está aquí en este mundo, sino en la Jerusalén del cielo, hacia la cual peregrinamos, y aquí donde vivimos ahora estamos pero sin ser de aquí.

jueves, 11 de agosto de 2011

Sor María Jesús de Ágreda, evangelizadora de los indios de Arizona desde su monasterio de Soria 2/2



La Madre María de Jesús (1602-1665), llamada en el mundo María Coronel y Arana, nació en la ciudad de Ágreda (Soria), en España. Allí entró en el convento de las Madres concepcionistas a los 18 años. Llegó a ser Superiora del monasterio y allí vivió hasta su muerte. Desde los primeros tiempos de su vida en el convento, empezó a tener éxtasis y fenómenos extraordinarios. Su deseo de salvar almas era muy intenso.

En la relación que ella misma hace al padre Pedro Manero le dice así: Esto de que se condenasen las criaturas de Dios y mis hermanos los prójimos, desde muy pequeña me ha dividido de dolor el alma; y lo que me ha pasado acerca de esto no es posible ponderarlo. Y en este tiempo me sucedió que el Señor me prevenía algunas veces que quería trabajase por las criaturas y el bien de las almas; y las grandes enfermedades y dolores que tenía me ordenaba su Majestad se lo ofreciese por una causa de su agrado y por la conversión de algunas almas.

Paréceme que un día, después de haber recibido a nuestro Señor, me mostró su Majestad todo el mundo y conocí la variedad de cosas criadas; cuán admirable es el Señor en la universalidad de la tierra; mostrábame con mucha claridad la multitud de las criaturas y almas que había y entre ellas cuán pocas que profesasen lo puro de la fe y que entrasen por la puerta del bautismo a ser hijos de la santa Iglesia. Dividíase el corazón de ver que la copiosa redención no cayese sino sobre tan pocos. Conocía cumplido lo del Evangelio que son muchos los llamados y pocos los escogidos. A todos crió el Altísimo para que le conociesen, sirviesen y amasen y son muy pocos los que profesan la fe conforme los muchos gentiles, idólatras, moros y herejes que hay.

Para dar salida a su incontenible deseo de salvar almas, Dios le concedió el don bilocación. Así pudo convertir a un moro de Pamplona, un musulmán encarcelado, a quien fue a catequizar en bilocación y consiguió su conversión, siendo bautizado en su misma ciudad de Ágreda el 28 de noviembre de 1626, como consta en el libro de bautismos de la parroquia de Ágreda. Veamos los hechos.

Había un musulmán encarcelado en el castillo de Pamplona y debían llevarlo a Madrid. Un caballero que residía en Ágreda con el cargo de gobernador de armas, antes de cumplir este encargo, les habló a las religiosas de este musulmán, tratándolo de perro por haber huido de la justicia. Sor María, que escuchaba estas palabras, no pudo ocultar la pena que le causaba oír tratar así a una criatura hecha a imagen y semejanza de Dios; y pidió al caballero que le trajese el esclavo por Ágreda antes de llevarlo a Madrid. Llegó a Pamplona este señor y, al disponerse a conducir con toda cautela al famoso moro, le manifiesta éste, cómo ya estaba catequizado por una religiosa que visiblemente había estado con él dos veces en el castillo y postrada de rodillas le había rogado que se hiciese cristiano, instruyéndole en los misterios de la fe, y él se había determinado a recibir el bautismo en la parroquia de Nuestra Señora de los Milagros de la villa de Ágreda y tomar el nombre de Francisco como la religiosa le había prescrito.

miércoles, 10 de agosto de 2011

Sor María Jesús de Ágreda, evangelizadora de los indios de Arizona desde su monasterio de Soria 1/2





Sor María de Jesús, tenía un gran celo por "salvar almas para el Señor"; desde su más tierna edad, Dios le concedió tener una visión del alma en gracia santificante y del alma en pecado mortal que marcó totalmente su vida, desde ese momento María Coronel Arana ya no sería la misma. A partir de allí, su espíritu se encumbraría a buscar sólo a satisfacer a su Amado, a entregarse por entera a Él. El Señor le favoreció con fenómenos exteriores, pero todos estos fenómenos místicos extraordinarios cesaron, para dar paso a una concentración de lo sobrenatural en su interior, el cual se manifestó con el fenómeno único de la bilocación que le hacía actuar a distancia de miles de kilómetros en las tierras americanas de Nuevo México. Era el año 1622. Sor María tenía sólo 20 años. La bilocación que trasladó a Sor María desde su retiro de Ágreda sobre el Atlántico hasta América fue en su tiempo algo que causó el más grande estupor, no sólo en España sino en las mismas Indias, donde ha perdurado hasta nuestros días la fama de la dama azul del Oeste que evangelizara vasta zonas de Nuevo México. Los obstáculos a la acción de los misioneros eran duros. Ante todo la hostilidad de las tribus indígenas, luego la dificultad de las lenguas autóctonas- diferentes y extrañas en su estructura-, las grandes distancias, etc. Es cuando se inician las inexplicables actuaciones de la legendaria "dama de azul" que prepara a los indios a la recepción del bautismo. De estos sucesos dejó ella misma una narración: "Paréceme que un día, después de haber recibido a nuestro Señor, me mostró Su Majestad todo el mundo, y conocí la variedad de cosas criadas; cuán admirable es el Señor en la universidad de la tierra; mostrábame con mucha claridad la multitud de criaturas y almas que había, y entre ellas cúan pocas que profesasen lo puro de la fe, y que entrasen por la puerta del bautismo a ser hijos de la santa Iglesia. Dividíase el corazón de ver que la copiosa redención no cayese sino sobre tan pocos. Conocía cumplido lo del Evangelio, que son muchos los llamados y pocos los escogidos... Entre tanta variedad de los que no profesaban y confesaban la fe, me declaró que la parte de criaturas que tenían mejor disposición para convertirse, y a que más su misericordia se inclinaba, eran los del Nuevo México y otros reinos remotos de hacia aquella parte. Él manifestarme el Altísimo su voluntad en esto, fue mover mi ánimo con nuevos afectos de amor de Dios y del prójimo, y a clamar de lo íntimo de mi alma por aquellas almas." Era el ardor misionero de Sor María de Jesús. Desde el año 1622 al 1625 se hizo presente, como evangelizadora, lo menos 500 veces -dice en las primeras declaraciones- en las provincias de Quiviras, Jumanas y otras zonas de Nuevo México (actualmente estas zonas se encuentran ubicadas en los estados de Nuevo México, Texas y Arizona de los Estados Unidos de Norteamérica) hasta que la fama que iban adquiriendo tales hechos le aconsejó pedir a Dios que cesaran estos dones, cosa que consiguió. Los indígenas le llamaban "la dama de azul", por el manto celeste de concepcionista que llevaba. Predicó a muchos el Evangelio y hasta sufrió una especie de martirio. Por entonces ya había misioneros franciscanos en aquellas regiones. Y sugirió a los indios que se presentaran a los misioneros para que, una vez evangelizados, toda la región pudiera recibir el bautismo. Se asombraron los misioneros de ver tanta gente dispuesta y comenzaron a indagar dónde podría vivir aquella "dama de azul" que decían los nativos. El año 1630 Alonso Benavides vino a España, se dirigió al ministro general de los Frailes menores, Bernardino de Sena, y le refirió aquella historia de la evangelización de Nuevo México. Y como ya la conocía por otras referencias, lo envió al convento de la Purísima Concepción de Ágreda para que comprobase la veracidad de tales revelaciones. Benavides atestiguó que la "dama de azul" no era otra que María de Ágreda y así lo consignó en sus memorias. De estas bilocaciones se hizo un doble proceso de la Inquisición en los años 1635 y 1650.

martes, 9 de agosto de 2011

Las campanas de Nagasaki


La siguiente canción se titula "The bells of Nagasaki" y aparece en la película del mismo nombre, basada en la experiencia que cuenta el Dr. Takashi Nagai, superviviente del bombardeo y cuya esposa -descendiente de los primeros cristianos de Japón- murió en él- en el libro "The bells of Nagasaki", cuya historia completa contó María Lourdes Quinn en su bitácora. Me ha llamado la atención que San Maximiliano Mª Kolbe fue paciente del Dr. Takashi en Japón.

domingo, 7 de agosto de 2011

La catedral de Santa María de Nagasaki

El próximo día 9 publicaré una entrada sobre el injustificado bombardeo atómico de Nagasaki y sus motivaciones, y mientras os traigo este vídeo que resume la evangelización de Japón y la persecución contra la Iglesia, hasta llegar al bombardeo atómico.

Los europeos llegaron al Japón en el s. XVI y comenzaron la misión del Cristianismo. Harunobu Arima, el señor feudal de Nagasaki, se hizo cristiano y muchos se convirtieron en su territorio.
 
Pero el gobierno Shogun les temió y les suprimió porque los europeos habían extendido la colonia a Asia Oriental. 30.000 cristianos se rebelaron y se reunieron cerca del castillo y todos los miembros fueron asesinados por 125.000 soldados del shogun.

Durante 250 años continuaron practicando el cristianismo en secreto. En 1873 recibiron la libertad religiosa a través de la revolución Meiji. Construyeron la Catedral de Urakami, el mayor templo en Asia oriental. La hermosa estatua de María en esta iglesia era su orgullo.

11.02h, 9 de agosto, 1945. Más de 70.000 civiles fueron matados por una bomba atómica. Había más de 7.000 cristianos entre ellos. [Los cristianos] siguieron rezando al lado de la iglesia en ruinas. Era una importante iglesia que por fin habían conseguido. Ira de Hiroshima, oración de Nagasaki. Hiroshima lo conservó para no olvidar la tragedia. Nagasaki reconstruyó [la catedral] para no guardar rencor.
Ahora la estatua de María bombardeada por la bomba atómica duerme tranquila en la iglesia reconstruída por los cristianos de Nagasaki.


sábado, 6 de agosto de 2011

Pinturas de Cristo en el Museo del Prado



Distintas representaciones de la imagen de Cristo en dieciocho grandes obras maestras de la pintura, incluido El Descendimiento, de Caravaggio, actual 'Obra invitada' del Museo, procedente de los Museos Vaticanos.

Van recorriendo los misterios de Jesucristo: desde el Hijo de Dios en la gloria eterna (el Pantocrátor que aparece primero), la Anunciación, la Adoración de los Magos, su infancia (Jesucristo con San Juan Bautista,  el buen pastorcito, Jesucristo entre los doctores del templo), la Última cena (el lavatorio de los pies y la cena pascual), la Pasión (la mejor representada para mi gusto: el trono de gloria de Ribera -la representación de la Trinidad con Cristo muerto, que muestra cómo también Dios Padre y Dios Espíritu Santo experimentaron la humanidad y sus sufrimientos a través de la humanidad de Dios Hijo) y la Resurrección:
Tened los mismos sentimientos del Mesías Jesús, el cual, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de ser igual a Dios; sino que se vació de sí y tomó la condición de esclavo, haciéndose semejante a los hombres. Y mostrándose en figura humana se humilló, se hizo obediente hasta la muerte, una muerte en cruz. Por eso Dios lo exaltó y le concedió un nombre superior a todo nombre, para que, ante el nombre de Jesús, toda rodilla se doble, en el cielo, la tierra y el abismo; y toda lengua confiese para gloria de Dios Padre: ¡Jesucristo es Señor! (Filipenses 2,5-11).

Ambientación musical: Réquiem en Re menor (K626), Wolfgang Amadeus Mozart, interpretado por la RIAS Symphonie Orchester (bajo licencia Creative Commons CC BY-NC-SA 2.5).

miércoles, 27 de julio de 2011

Santiago Apóstol y Andalucía

El patrón de España, Santiago Apóstol, es día laborable en Andalucía, parece que Andalucía no es parte de España o que el patronazgo del Apóstol no llega hasta el sur de la España peninsular. Pero también se me ha ocurrido otra posible razón, relacionada con el “padre” de la “patria” andaluza, Blas Infante, muladí (los muladíes eran los cristianos que en al-Ándalus, la España musulmana- se convertían al Islam).

Por eso la bandera de Andalucía es blanca y verde, los colores de los omeyas y los almohades respectivamente, y también de la bandera actual de Arabia Saudí.

En esta entrada y en esta otra de la bitácora de Manuel Morillo, titulada “Anotaciones de pensamiento y crítica” está toda la información sobre este personaje, que llegó a escribir dramas en honor a Almanzor, el caudillo musulmán que arrasó la catedral de Santiago de Compostela en 997, donde sólo respetó la tumba del apóstol, y obligó a los cautivos cristianos a trasladar a hombros las campanas de la catedral hasta Córdoba donde sirvieron como lámparas de la mezquita, hasta que las devolvió el rey San Fernando al reconquistar la capital andalusí.

Por esa razón será por la que en Andalucía el día del apóstol Santiago es como otro día cualquiera, ya que este apóstol está íntimamente ligado a nuestra historia desde que los cristianos ganaran la batalla de Clavijo (844) gracias a la intervención del apóstol Santiago a lomos de su caballo blanco, y el Camino de Santiago contribuyó a unir a Europa en torno a la fe cristiana y supuso una vía de comunicación y difusión de toda la Cristiandad.

jueves, 21 de julio de 2011

El descendimiento de Cristo, de Caravaggio, en el Museo del Prado



En este enlace, Andrés Úbeda, jefe de conservación de pintura italiana del Museo del Prado (Madrid, España), comenta la obra "El descendimiento de Cristo" que estará durante dos meses en dicho museo con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud.

Destaco algunas cosas que comenta Úbeda sobre esta obra:

La obra se encuentra, en opinión del jefe de conservación de pintura italiana Andrés Úbeda, a medio camino entre otros temas "en parte como una Piedad o en el momento previo a un entierro sin serlo".

La figura de Nicodemo, que mira de frente, introduce al espectador en una composición compacta integrada por un grupo de personajes recortado sobre un fondo oscuro y construido conforme a una línea diagonal que, desde el ángulo inferior izquierdo, alcanza el lado opuesto de la tela.

En el óleo sobre lienzo de 306 x 214 cm., Nicodemo ayuda a San Juan a colocar en la losa a Cristo, cuya mano apenas roza la losa donde debía ser lavado, ungido y perfumado. "Caravaggio nunca hace nada de forma casual y con este gesto está aludiendo a Cristo como piedra angular de la Iglesia".

En la parte alta de la pintura, la Virgen, María Magdalena y María de Cleofás "presentan un catálogo completo de actitudes ante la muerte y el dolor", añadió Úbeda. La serena actitud y solemne mirada de la Virgen junto a María Magdalena, que enjuga sus lágrimas, se sitúan frente a la actitud más expresiva de María de Cleofás, que levanta sus brazos al cielo.

Pintor complejo y controvertido, exigente con las personas que miran sus pinturas, en el momento en que realizó esta obra Caravaggio se encontraba en la fase más productiva de su carrera. Varios de sus cuadros fueron rechazados por sus clientes que consideraban escandalosa la manera como trataba los temas religiosos. "Sorprendentemente no hubo criticas a El Descendimiento. Sus contemporáneos vieron en ella una de las obras más importantes del pintor italiano, comentó Andrés Úbeda.

La noticia también informa que este cuadro forma parte del recorrido temático "La Palabra hecha imagen. Pinturas de Cristo en el Museo del Prado", que puede ser una buena catequesis para los participantes en la Jornada Mundial de la Juventud y también para cualquiera de nosotros que la visite.

miércoles, 20 de julio de 2011

Cómo se elige un Papa

Este enlace http://vaticaninsider.lastampa.it/es/homepage/vaticano/come-si-elegge-il-papa/ es una presentación sobre cómo se elige un nuevo Papa. Para verla sólo hay que pinchar en el texto que aparece junto al dibujo de la basílica y la plaza de San Pedro una vez que se ha entrado en la página.

lunes, 18 de julio de 2011

El pavo real, símbolo cristiano de la vida eterna

En la parroquia hay unas señoras que están confeccionando unas mangas para la cruz parroquial, y me han comunicado que una señora puede hacer unas de color blanco en ganchillo o croché con un pavo real. La verdad es que no sé por qué la señora habrá elegido ese dibujo, quizá porque lo tiene a mano. Lo más normal habría sido pensar en otro símbolo, pero como Dios es providente ha propiciado que esta señora tuviera a mano el diseño del pavo real.

Esta ave representa en el arte paleocristiano  -o arte cristiano antiguo- la vida eterna y la inmortalidad del alma, y la nueva vida que obtenemos en el bautismo, porque se pensaba que la carne de esta ave no se corrompía (cf. ÁLVAREZ, J. (1998) Arqueología cristiana. Madrid: BAC [=Sapientia fidei nº 17]; págs. 27, 102, 106, 184).

También he leído otra interpretación: que representa a Cristo muerto y resucitado, ya que el pavo real es una de las formas en que se representaba el ave Fénix, que renacía de sus cenizas, un mito de origen oriental que asumió no sólo el cristianismo, como lo explica el Papa San Clemente, tercer sucesor de San Pedro, en su Epístola a los Corintios:

 XXIV. Entendamos, pues, amados, en qué forma el Señor nos muestra continuamente la resurrección que vendrá después; de la cual hizo al Señor Jesucristo las primicias, cuando le levantó de los muertos. Consideremos, amados, la resurrección que tendrá lugar a su debido tiempo. El día y la noche nos muestran la resurrección. La noche se queda dormida, y se levanta el día; el día parte, y viene la noche. Consideremos los frutos, cómo y de qué manera tiene lugar la siembra. El sembrador sale y echa sobre la tierra cada una de las semillas, y éstas caen en la tierra seca y desnuda y se descomponen; pero entonces el Señor en su providencia hace brotar de sus restos nuevas plantas, que se multiplican y dan fruto.
XXV. Consideremos la maravillosa señal que se ve en las regiones del oriente, esto es, en las partes de Arabia. Hay un ave, llamada fénix. Esta es la única de su especie, vive quinientos años; y cuando ha alcanzado la hora de su disolución y ha de morir, se hace un ataúd de incienso y mirra y otras especias, en el cual entra en la plenitud de su tiempo, y muere. Pero cuando la carne se descompone, es engendrada cierta larva, que se nutre de la humedad de la criatura muerta y le salen alas. Entonces, cuando ha crecido bastante, esta larva toma consigo el ataúd en que se hallan los huesos de su progenitor, y los lleva desde el país de Arabia al de Egipto, a un lugar llamado la Ciudad del Sol; y en pleno día, y a la vista de todos, volando hasta el altardel Sol, los deposita allí; y una vez hecho esto, emprende el regreso. Entonces los sacerdotes examinan los registros de los tiempos, y encuentran que ha venido cuando se han cumplido los quinientos años.

La misma Biblia en el libro de Job 29,18-19 al hablar de la inmortalidad y de la vida eterna, también alude al ave Fénix: "Pensaba: 'Moriré en mi nido, prolongaré mis días como el Fénix, con mis raíces a la vera del agua'", como muestra la comparación de las raíces junto al agua, de manera que no se marchiten sus hojas, como dice el Salmo 1,3.

P.S. La primera imagen que ilustra la entrada es un mosaico del Mausoleo de Santa Constanza (Roma), del siglo IV d. C.

La segunda imagen, un fresco en la bóveda del techo la catacumba de San Marcelino y San Pedro, representa al Buen Pastor rodeado de pavos reales.

La tercera imagen, un poco más arriba de estas líneas, son dos pavos reales junto a un crismón, otro símbolo de Jesucristo. El crismón es el monograma (símbolo formado por letras o números entrelazados que se usa como abreviatura) de Cristo, formado por las dos primeras letras en mayúsculas de su nombre en griego: (XP)ISTOS. A veces también se le añaden las letras griegas Alfa y Omega para indicar, siguiendo el libro del Apocalipsis (1,17; 22,13), que Cristo es el principio de donde se origina y el fin a donde culmina la historia.

El emperador Constantino el Grande soñó la víspera de la batalla del Puente Milvio (28-10-312) contra Majencio con este símbolo junto con la frase In hoc signo vinces ("Con este signo vencerás"; al día siguiente lo colocó en los estandartes de su ejército y ganó la batalla, con lo cual se convirtió en emperador. Después el emperador publicó el Edicto de Milán (313), que autorizaba la práctica pública de la religión cristiana en el Imperio romano.

miércoles, 1 de junio de 2011

Scapagnini: despertar del coma

 RINO CAMMILERI

(original en italiano; traducción mía)

El ex médico personal de Berlusconi y alcalde de Catania (ahora diputado) Umberto Scapagnini se ha despertado después de meses de coma. Así escribe de él Benedetta Frigerio en el semanario «Tempi» del 13 de abril de 2011: «De Scapagnini se habla como de un “resucitado”: estaba completamente paralizado, en coma y lleno de tumor; hoy, después de su definitivo despertarf, está perfectamente sano». Scapagnini habla también de la «visión que he tenido durante el coma -mi madre y el Padre Pío que me han dicho que la vida vale la pena de ser vivida a fondo y que se vive para hacer la voluntad de Dios». Añade: «Era favorable a la eutanasia. Hoy creo que nunca nadie debería morir como Englaro (...). Pienso que el testamento biológico es un error. Yo, antes de la enfermedad, lo habría firmado».

lunes, 30 de mayo de 2011

Cristo ha resucitado, en flashmob



El vídeo es un "flash mob" representado en un centro comercial de Beirut (Líbano) y que dice en árabe y griego:
Éste es el día en que actuó el Señor, sea nuestra alegría y nuestro gozo.
Cristo ha resucitado de entre los muertos, derrotando a la muerte con su muerte y dando vida a aquellos que estaban en la tumba.
En griego dice:

Χριστὸς ἀνέστη ἐκ νεκρῶν,
θανάτῳ θάνατον πατήσας,
καὶ τοῖς ἐν τοῖς μνήμασι,
ζωὴν χαρισάμενος!

Para quien no sepa leer griego:

Christós anésti ek nekrón,
thanáto thánaton patísas,
ké tís en tís mnímasi,
zoín charisámenos!

Y otra traducción:

Cristo ha resucitado de los muertos,
por la muerte, la muerte hollando;
y a los que están en las tumbas
la vida dando.

Encontrado aquí.

jueves, 19 de mayo de 2011

Jesucristo es el Buen Pastor y la puerta estrecha

En el Domingo IV de Pascua del ciclo A (Juan 10,1-10: ver texto al final de la entrada), Jesucristo se presenta como el Buen Pastor con las características de que tiene una relación personal con sus ovejas (v. 3) y que Él es la puerta de las ovejas para que entren y estén a salvo  teniendo vida en abundancia (vv. 7,10).

Pero para tener parte en la vida divina que nos regala Jesucristo con su muerte y resurrección, hemos de hacer como Él y entrar por la puerta estrecha (Mateo 7,13-14) para desnudarnos del hombre viejo y andar por el camino estrecho que lleva a la felicidad, no por el camino ancho que nos propone el demonio a través de las tentaciones del mundo (los ladrones de los que hablan los vv. 8 y 10; por algo dice S. Ignacio de Loyola en los Ejercicios Espirituales que el demonio es el "mortal enemigo de la humana natura"), y que nos lleva a la destrucción (Mateo 7,13-14), y sin detenernos en el camino de los pecadores, igual que Cristo.


1 «En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que escala por otro lado, ése es un ladrón y un salteador; 2 pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. 3 A éste le abre el portero, y las ovejas escuchan su voz; y a sus ovejas las llama una por una y las saca fuera. 4 Cuando ha sacado todas las suyas, va delante de ellas, y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. 5 Pero no seguirán a un extraño, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.» 6 Jesús les dijo esta parábola, pero ellos no comprendieron lo que les hablaba. 7 Entonces Jesús les dijo de nuevo: «En verdad, en verdad os digo: yo soy la puerta de las ovejas. 8 Todos los que han venido delante de mí son ladrones y salteadores; pero las ovejas no les escucharon. 9 Yo soy la puerta; si uno entra por mí, estará a salvo; entrará y saldrá y encontrará pasto. 10 El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia.

viernes, 6 de mayo de 2011

La situación de la pila bautismal en las iglesias parroquiales

He venido dándome cuenta de que en las iglesias parroquiales su pila bautismal se ha colocado junto al presbiterio o cerca del altar, en contra de lo que fue la costumbre durante siglos, en que la pila bautismal estaba situada en la entrada o junto a la puerta, e incluso en una capilla aparte o baptisterio, entre los cuales uno de los más conocidos es el de la basílica de San Juan de Letrán (Roma). Además, la capilla bautismal estaba separada por una reja de madera o de hierro.

La razón de situar la pila bautismal en la puerta o junto a ella es que quien no está bautizado no puede acercarse al altar a celebrar la Misa, sino que primero tiene que entrar por la puerta que es el bautismo.

Otro detalle importante en la celebración del sacramento del bautismo es el traje de cristianar, que suele llamarse y que debe ser colocado al neófito después de recibir el agua, cuando ya ha sido revestido de Cristo y se viste para participar en la fiesta que es la Misa; y es entonces cuando el recién bautizado se acerca al altar para rezar el Padre Nuestro porque ya es hijo de Dios y porque, una vez que ha sido bautizado, puede acercarse a celebrar el sacrificio y el banquete de la Eucaristía.

martes, 26 de abril de 2011

Fulminata: "El fuego del cielo"

Una de las novelas históricas de César Vidal se titula "El fuego del cielo" y narra un hecho histórico ocurrido a una legión romana y que fue interpretado como un milagro; el libro puede ser adquirido aquí y a continuación la narración que hace Rino Cammilleri de aquel acontecimiento:

Rino Cammilleri (original en italiano; traducción mía;)

Alberto Leoni, en su libro "L’Europa prima della Crociate" (Ares, 2010) cuenta "el episodio de la tempestad milagrosa, representada en la llamada Columna Antonina, que en realidad, recuerda un episodio de las campañas de Marco Aurelio. En el 174, durante una ofensiva contra los Marcomanos [los cuados según Wikipedia, n.d.t.], el emperador había ido a meterse en lo que parecía ser una trampa sin posibilidad de escape. Confinados en un valle, con las alturas dominadas por una multitud de bárbaros, torturados por el calor y por la sed, los soldados romanos iban a ser aniquilados, cuando se desencadenó sobre la zona una tormenta de primera magnitud. Los legionarios calmaron la sed con el agua llovida mientras los rayos fulminaron a los bárbaros. ¿Historia o leyenda? Paganos y cristianos, que sin duda habían rezado con fervor a sus dioses respectivos para salir de aquella situación desesperada, se atribuyeron el mérito del tal prodigio y tal hecho induce a pensar que el acontecimiento sea auténtico, además de aceptar la presencia de numerosos cristianos en la legión XII "Fulminata", protagonista del episodio". La legión en cuestión tomó el nombre en recuerdo del suceso.