martes, 9 de agosto de 2011

Las campanas de Nagasaki


La siguiente canción se titula "The bells of Nagasaki" y aparece en la película del mismo nombre, basada en la experiencia que cuenta el Dr. Takashi Nagai, superviviente del bombardeo y cuya esposa -descendiente de los primeros cristianos de Japón- murió en él- en el libro "The bells of Nagasaki", cuya historia completa contó María Lourdes Quinn en su bitácora. Me ha llamado la atención que San Maximiliano Mª Kolbe fue paciente del Dr. Takashi en Japón.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Alejo dijo...

Hechos horrorosos. Un horror para los católicos japoneses y las dos ciudades. Pero yo quiero resaltar cómo la lectura en clave católica se hará fuera, pero no se hace en Japón ni por los japoneses. Vamos, ni por asomo.

Es un hecho la multitud de influencias que recibe Japón para transformarlas y seguir siendo el mismo país de siempre; para hablar en plata y entendernos aunque suene mal, un país monstruoso.

Japón no se libra de todo lo malo del liberalismo -con y sin masonería-, acrecentado con rasgos propios que le hacen ir "a su bola" en materia de Derecho y otros campos. En definitiva, un país peligroso.

Mientras sigamos con admiración de papanatas, no sabremos acertar en diagnósticos que nos importan. Si hay un peligro islámico sobre Occidente, existe otro que viene de Asia, también de Japón.

Juan dijo...

No sé donde está el peligro, ¿nosotros podemos ir a evangelizarlos y ellos (en el caso de que quisieran) no pueden venir? Que conste que a mi me gusta lo nuestro.

Y lo de que tiraron las bombas porque había cristianos es la teoría más conspiranoica que he oido en mi vida, ya puestos había muchos más en Nueva York. A lo mejor la guerra con Japón era solo para matar cristianos...