miércoles, 20 de marzo de 2013

El escudo de armas del Papa se remonta a sus 17 años

Sandro Magister (original en italiano; traducción mía)

En el próximo Ángelus  el tapiz colgado bajo la ventana del papa Francisco no será blanco como el último domingo, sino que tendrá en el centro su nuevo escudo de armas.

El cual difiere poco de aquel que había elegido en el momento de su consagración episcopal.

El escudo azul está surmontado por los símbolos de la dignidad pontificia, iguales a los elegidos por el predecesor Benedicto XVI (mitra colocada entre llaves cruzadas de oro y plata, unidas por un cordón rojo). En la parte superior, campea el emblema de la orden de donde proviene el nuevo papa, la Compañía de Jesús: un sol radiante y flameante cargado con las letras, en rojo, IHS, monograma de Cristo. La letra H está surmontada por una cruz; en punta, los tres claves en negro.

En la parte inferior, se encuentran la estrella y las flores de nardo. La estrella, según la antigua tradición heráldica, simboliza a la Virgen María, madre de Cristo y de la Iglesia; mientras que la flor de nardo representa a san José, patrono de la Iglesia universal. En la tradición iconográfica hispánica, de hecho, san José es representado con un ramo de nardo en la mano. Poniendo en su escudo tales imágenes, el papa ha intentado expresar la propia devoción particular hacia María y san José.

Pero aún más interesante es la explicación que se ha dado del lema "Miserando atque eligendo", sacada de una homilía del venerable Beda sobre la vocación de Mateo, de lo cual una entrada anterior ya ha hablado.

"Esta homilía es un homenaje a la misericordia divina y está reproducida en la liturgia de la horas de la fiesta de san Mateo. Reviste un significado particular en la vida y en el itinerario espiritual del papa. De hecho, en la fiesta de san Mateo del año 1953, el joven Jorge Mario Bergoglio experimentó, a la edad de 17 años,  de una manera totalmente particular, la presencia amorosa de Dios en su vida. A continuación de una confesión , sintió que su corazón era tocado y advirtió que descendía la misericordia de Dios, el cual 'tenía compasión de él y lo elegía' -'miserando atque eligendo' - para la vida religiosa, bajo el ejemplo de San Ignacio de Loyola.

"Una vez elegido obispo, S. E. Mons. Bergoglio, en recuerdo de tal acontecimiento que señaló el inicio de su total consagración a Dios en su Iglesia, decidió elegir, como lema y programa de vida, la expresión de san Beda 'miserando atque eligendo', que ahora ha intentado reproducir también en el propio escudo de armas pontificio".

No hay comentarios: