martes, 19 de marzo de 2013

Un escudo de armas que es un programa

Sandro Magister (original en italiano; traducción mía)

En el escudo espiscopal del papa Jorge Mario Bergoglio hay tres palabras latinas que no se comprenden inmediatamente: “Miserando atque eligendo”.

Pero si se va a ver de dónde fueron tomadas se descubren rasgos importantes del programa de vida y de ministerio del papa Francisco.
En esta pequeña caza del tesoro sirve de ayuda una nota del docto teólogo Inos Biffi en “L’Osservatore Romano” del 15 de marzo.

El lema proviene de una homilía de san Beda il Venerabile (672-735), monje de Wearmouth y de Jarrow, autor de obras exegéticas, homiléticas e históricas, entre las cuales destaca la “Historia ecclesiastica gentis Anglorum”, por la cual es llamado el “Padre de la historia inglesa”.

En la homilía, la vigésimo primera de aquellas que hay juntas, Beda comenta el pasaje del Evangelio que cuenta la vocación como apóstol de Mateo, pecador público.

En el trozo del cual está sacado el lema se lee:

“Jesús vio a un hombre, llamado Mateo, sentado en el banco de los impuestos, y le dijo: "Sígueme" (Mateo 9,9). Vio no tanto con la mirada de los ojos del cuerpo cuanto con la de la bondad interior. Vio a un publicano y, así como lo miró con amor misericordioso en vista de su elección, le dijo: 'Sígueme'. Le dijo 'Sígueme', o sea imítame. 'Sígume', dijo, no tanto con el movimiento de los pies cuanto con la práctica de la vida. De hecho 'quien dice que está en Cristo, debe comportarse como Él se comportó' (1 Juan 2,6)”.

En latín, el pasaje empieza así:

“Vidit ergo Iesus publicanum, et quia miserando atque eligendo vidit, ait illi, Sequere me. Sequere autem dixit imitare. Sequere dixit non tam incessu pedum, quam exsecutione morum” (n. d. t. en este enlace está la homilía completa).

Incluir en el escudo el lema “Miserando atque eligendo” significa por tanto ponerse en el puesto de Mateo, mirado por Jesús con misericordia y llamado, a pesar de sus pecados.

Pero lo importante es el contexto del pasaje citado. Donde Beda explica qué supone seguir e imitar a Jesús:

“No ambicionar las cosas terrenas; no buscar las ganancias efímeras; huir de los honores mezquinos; abrazar gustosos todo el desprecio del mundo por la gloria celeste; ser beneficioso a todos; amar, no inferir injurias a nadie, pero padeciendo las recibidas; buyscar siempre la gloria del Creador y nunca la propia. Practicar estas cosas y otras similares quiere decir seguir las huellas de Cristo”.

Concluye Inos Biffi:

“Es el programa de san Francisco de Asís, inscrito en el escudo del papa Francisco. E intuimos que será el programa de su ministerio, como obispo de Roma y pastor de la Iglesia universal”.

No hay comentarios: