sábado, 29 de junio de 2013

Donde está Pedro, allí está la Iglesia

Detrás estaba Pedro y lo seguía [a Jesucristo], siendo conducido por los judíos a casa de Caifás, el jefe de la sinagoga (Cf. Mateo 26,58). Es el mismo Pedro al cual dijo: "Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia" (Mateo 16,18). Donde está Pedro, allí está la Iglesia, donde está la Iglesia, allí no hay ninguna muerte, sino vida eterna. Y por eso añadió: "Y las puertas del infierno no prevalecerán para ella, y te daré las llaves del reino de los cielos" (Mateo 16,18-19). Dichoso es Pedro, para el cual no prevaleció la puerta del infierno, no se cerró la puerta del cielo, sino al contrario destruyó las entradas del infierno, puso al descubierto las cosas celestiales. Así pues puesto en la tierra abrió el cielo, cerró los infiernos.

San Ambrosio de Milán, Explicación del Salmo 40,30.

No hay comentarios: