lunes, 30 de septiembre de 2013

Hostias

Rino Cammilleri (original en italiano; traducción mía)

La tarde del 5 de junio de 2013 fue profanada la iglesia de San Francisco Javier en Angulana, archidiócesis de Colombo (Sri Lanka), por obra de desconocidos. Probablemente se trata de fanáticos budistas, que no es la primera vez que hacen estas cosas. Fue destruida la estatua de la Virgen y sobre el Sagrario derramaron al menos treinta litros de queroseno, al que prendieron fuego después. Todo quedó reducido a cenizas. Salvo las hostias consagradas que estaban dentro, y sólo aquellas. El hecho es sin duda milagroso pero no ha tenido el eco que ciertamente merecía. No tenemos noticias de investigaciones canónicas al respecto. En otros tiempos habrían seguido el reconocimiento oficial, una peregrinación y una fiesta propia, como sucedió por tantos milagros eucarísticos en la historia. Pero la historia se llama precisamente historia porque ya pasó...

No hay comentarios: