lunes, 23 de septiembre de 2013

La Anunciación y la Visitación de la Virgen en el arte románico

De la página de Facebook "Románico de JJ" tomo algunas de las ideas sobre la representación de estos Misterios de la Virgen María.

En estos dos capiteles de las iglesias de San Juan de Ortega y de San Juan de Duero, respectivamente, aparecen las dos escenas. En la escena de la Anunciación, a la izquierda de ambos capiteles, el arcángel san Gabriel anuncia a María que va a ser la Madre de Dios; la Virgen María aparece con el cabello cubierto, como vestían las mujeres casadas en la época del arte románico. En la escena de la Visitación de la Virgen María a su prima Isabel, a la derecha de ambos capiteles, ambas mujeres están embarazadas, e Isabel (a la derecha) toca el vientre de la Virgen María como diciendo "bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre".

Estas dos escenas evangélicas son paralelas: el anuncio del nacimiento de San Juan Bautista y el anuncio del nacimiento de Jesucristo, lo mismo que el nacimento de ambos son también paralelos en el evangelio de San Lucas, porque San Juan Bautista es quien tiene el privilegio de ser el precursor, el que anunció la venida inmediata del Mesías, por eso es el más grande de los nacidos de mujer (Lucas 7,28), y es el único santo cuya fiesta celebra la Iglesia el día de su nacimiento, pues de los demás santos celebramos fiesta el día de su muerte, que es su nacimiento para el cielo. Además, la Iglesia también celebra el martirio de San Juan Bautista (29 de agosto) pero con menos categoría litúrgica, en cambio el nacimiento de San Juan Bautista tiene la máxima categoría litúrgica y así se compara con el de Jesucristo, como en estas dos escenas de la Anunciación y de la Visitación, pues esta última supone el encuentro en el vientre de sus madres de Jesucristo y de su Precursor: María "entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Cuando Isabel oyó el saludo de María, la criatura dio un salto en su vientre; Isabel, llena de Espíritu Santo, exclamó con voz fuerte: ---Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre. ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? Mira, en cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura dio un salto de gozo en mi vientre" (Lucas 1,40-44).

No hay comentarios: